FES | Federación Española de Sociología

XII Congreso de la FES

Plagiar o no plagiar. ¿Es ésa la cuestión?

GT 13 Sociología de la Educación

Autor/a
Francisco Anguita (UNED)
Coautor/es
Andrea Arribas Aracil (No ha indicado Institución)
Encarnación Aracil Rodríguez (Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, Universidad Complutense de Madrid)

Programa:

Sesión de comunicaciones orales Franja 3 : La universidad hoy: trayectos y prácticas
Responsable(s): Margarita Barañano Cid (Universidad Complutense de Madrid/Instituto Universitario Europeo de Florencia)
Tipo de sesión: Sesión de comunicaciones orales
Día: viernes, 1 de julio de 2016
Hora: 09:00 a 10:45
Lugar: 201

El plagio no es un fenómeno nuevo en el entorno universitario, pero la accesibilidad a la red sí ha resultado en una mayor incidencia a la hora de elaborar trabajos académicos. Autores pioneros como Sureda, Comas y Morey (2007, 2008, 2009) estiman entre un 60%-80% el porcentaje de estudiantes que reconocen haber copiado sin citar la fuente original. Nos encontramos, por lo tanto, ante un problema muy relevante en la enseñanza universitaria.

Nuestro objetivo es describir la incidencia de esta práctica por parte del alumnado de estudios de Grado en la Universidad Complutense de Madrid en el curso 2012-13, analizando las causas aducidas para ello. Una de nuestras hipótesis es que la valoración de los aspectos éticos debería explicar, junto con el sexo, la edad y el área de estudios, la mayor o menor intensidad en la utilización del ciberplagio.

La investigación fue mediante encuesta personal autoadministrada. Para un error máximo de 3,1% y un nivel de confianza del 95,5% (2 σ) y P=Q=50, el tamaño muestral es de 1.061. Los alumnos fueron seleccionados al azar según facultades y aulas. Para el análisis estadístico se utilizó el programa SPSS v.20.0.

Se evidencia un importante y constante uso del plagio en la realización de las tareas académicas. Ocho de cada diez encuestados lo perciben como una práctica frecuente tanto por parte de alumnos como del cuerpo docente, mientras que tres cuartas partes reconocen haber copiado alguna o varias veces a lo largo de sus actuales estudios. Las principales razones aducidas varían entre el reconocimiento de la facilidad de acceso a la información gracias a internet (la práctica totalidad de las respuestas), la complejidad percibida del tema sobre el que se les pedía trabajar (40%) o la falta de interés sobre el mismo (30%). No se han encontrado diferencias significativas según sexo o tipo de estudios cursados, pero sí por edad, siendo los más jóvenes los que más copian.

Por otra parte, la creencia mayoritaria es que el plagio no afecta a la educación ni causa daños a la formación del estudiante y, por lo tanto, son minoría (10%) los que consideran que debería ser penalizado de alguna manera (amonestación verbal, penalización en los reglamentos, suspender o rebajar la nota de la asignatura). En resumen, no tienen la percepción de que se trate de un acto éticamente reprobable o merecedor de sanción. Las autoridades académicas no deberían mirar a otro lado ante esta práctica tan extendida.

Palabras clave: ciberplagio, nuevas tecnologías, ética